Anestesia

iconperro Conocemos y practicamos la llamada Anestesia Equilibrada

 

Que consiste en la combinación de varios fármacos, a pequeñas dosis, logrando un efecto sedativo y analgésico, con la menor depresión posible.

Realizamos a diario las siguientes técnicas, para una mejor y más segura anestesia de los pacientes.

Sedación

Descubre más

Por via intramuscular o intravenosa, el uso correcto de varios fármacos en minidosis permite el manejo de animales en maniobras delicadas o dolorosas: extracción de cuerpos extraños, cura de heridas complicadas, radiografías para detección de displasia, etc. La administración de los antídotos revierte la sedación y el animal despierta tras ser atendido.

Bloqueos loco-regionales

Descubre más

Administrando un anestésico local en las proximidades de un nervio periférico podemos insensibilizar una zona que vaya a ser objeto, por ejemplo, de una intervención quirúrgica, pudiendo bajar las necesidades de anestésicos generales y mejorar la recuperación anestésica sin dolor.

Ventilación mecánica

Descubre más

Técnica de reciente incorporación en nuestra práctica, nos permite “ahorrar” al paciente el “esfuerzo” de respirar, cuestión de notable importancia en animales geriátricos, deprimidos o debilitados, así como en aquellos en los que es necesario el acceso a la cavidad torácica o que han sufrido un traumatismo en su pared que ha provocado la pérdida de la presión negativa del tórax. Con la ventilación mecánica se evita el colapso pulmonar, al insuflar constante y periódicamente el aire necesario para mantener su funcionamiento mientras se realiza la intervención quirúrgica.

Analgesia

Descubre más

El uso de los distintos fármacos para el control del dolor, antes, durante y después de cualquier cirugía, proporciona un confort al paciente que contribuye en gran medida a una correcta recuperación y evolución postoperatoria. La analgesia veterinaria ha experimentado una importantísima evolución, tanto con la incorporación del uso de nuevos fármacos como de combinaciones de los mismos, suponiendo un claro beneficio para la mejoría de los animales que han sido operados.

Epidural

Descubre más

La inyección de anestésicos locales y/o analgésicos en el espacio lumbosacro bloquea la sensación dolorosa en todo el tercio posterior, permitiendo reducir las dosis de fármacos usados por via general.

Anestesia general inhalatoria

Descubre más

Mantener a un animal respirando oxígeno y un gas anestésico, mediante una mascarilla para maniobras cortas, o intubado para una cirugía de mayor duración, es altamente seguro para el paciente y permite un mejor trabajo del veterinario.

Monitorización

Descubre más

Vigilamos el estado del paciente anestesiado mediante el control de sus constantes vitales: electrocardiograma, saturación de oxígeno, eliminación de CO2, presión sanguínea, temperatura, frecuencia respiratoria, ajustando la anestesia a la respuesta de cada animal durante el transcurso de la cirugía.

Recuperación del paciente

Descubre más

Acabada la cirugía, seguimos vigilantes del animal operado, que se aloja en una sala templada, en penumbra, sin ruidos, supervisando su despertar suave, progresivo y sin dolor.